Querido Brochero II

Cierto día, una dama muy atildada y que siempre entregaba su ayuda,
le habló preocupada del estado de borrachera que tenían
quienes recibían su colaboración, lo que mucho le molestaba,
porque no se preocupan por cambiar.
El cura, listo para las respuestas oportunas le contestó:
-Pero, ¡caray! ¡Es pobre y eso basta! ¡No se va a chupar con los fideos que usted me dio!

Anuncios

Resonancias del espíritu

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: