Breves

Con un pequeño grupo de niños, católicos, leímos el relato de los magos venidos de Oriente (Mt 2,1).
Lo dramatizamos, para reirnos un poco de nosotros mismos y a la vez comprender desde otro lugar el texto.
Uno de los ellos concluyó: No sabía que lo de los Reyes Magos tenía que ver con algo cristiano.


¿Qué es la crítica?
Es mi propio fastidio -mío, frente al espejo, yo contra yo- correctamente colocado en una piel ajena.


Jugamos al teléfono descompuesto.
La frase era: Jesús está vivo y te ama.
Participaron todos, grandes y chicos.
El más chiquito de todos, desconocedor de la dinámica del juego, escuchó suavemente en su oído: Jesús está vivo y te ama.
-Y sí, ya lo sabía- dijo en voz alta.


Lo peor que podemos hacer es rumirar desolación.


Su presencia es suficiente para decir la sed humana de belleza y de infinito.


 

Anuncios

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: